3 oct. 2016

2ºBACH T.3. LA FORMACIÓN DE LA MONARQUÍA HISPÁNICA Y SU EXPANSIÓN 1474-1700


TEMA 3. LA FORMACIÓN DE LA MONARQUÍA HISPÁNICA Y SU EXPANSIÓN 1474-1700
A. LA MONARQUÍA DE LOS REYES CATÓLICOS: Un Estado Moderno
B. EL DESCUBRIMIENTO DE AMÉRICA
C. SIGLO XVI: LOS AUSTRIAS MAYORES
D. SIGLO XVII: LOS AUSTRIAS MENORES

APUNTES y ESQUEMA (lo que queda)

ACTIVIDADES y ACTIVIDADES DEL LIBRO

ACTIVIDADES DE ARTE RENACENTISTA-BARROCO

TEST DE REPASOCRUCIGRAMA Y EMPAREJAR


Matrimonio, poder real e instituciones


3 de agosto de 1492

Llegada a América
A. 


Trabajos en tierras americanas
Imagen

B. 

C. 


Juana la Loca *Curiosidades
D. 


Carlos I gobierno interior y guerras en el exterior

E. 

F. 

Felipe II: gobierno interior y guerras en el exterior
      
La Armada Invencible e Isabel I de Inglaterra

Territorios de Felipe II


Expulsión de los moriscos

Felipe IV: Guerra de los 30 Años, tratados de paz

La rendición de Breda (Velázquez)

Corpus de Sangre

Carlos II

Isabel de Portugal (Tiziano)

Vieja friendo huevos (Velázquez)

  
Joven mendigo y Niños comiendo melón (Murillo)

CAPÍTULO I Este enlace sirve para los tres capítulos. Visiona desde el principio hasta el min 06:45. 
-¿Por qué indica Isabel que ha luchado bastante?
-¿Qué indica Isabel con :"Quién manda en Castilla, soy yo?

-¿Qué era el Pacto de Guisando?
CAPÍTULO VII Visiona desde el minuto 46:58 hasta el minuto 50:33. 
- ¿Crees que el acuerdo matrimonial que se presenta es de igual a igual?
-¿Qué condiciones se imponen?

-¿Por qué crees que Aragón acepta?

- En ambas coronas gobierna una misma dinastía. ¿Cuál?

-Comentan la existencia de un prestamista ¿A qué clase social pertenecían?
CAPÍTULO XXII Visiona desde el minuto 22:00 hasta el minuto 24:35.
- ¿Por qué se indica que es necesario un ejército permanente?
-¿De dónde se extrae el capital suficiente para pagar a ese ejército?

Tras un S.XVI floreciente económicamente para España, el SXVII significará un periodo de crisis,  indica todas las causas. Para ello, apóyate en este texto:

"No entendía aún, por mis pocos años, que es posible hablar con extrema dureza de lo que se ama, precisamente porque se ama, y con la autoridad moral que nos confiere ses mismo amor. A Don Francisco Quevedo, eso pude entenderlo más tarde, le dolía mucho España. Una España todavía temible en el exterior, pero que a pesar de la pompa y el artificio, de nuestro joven y simpático rey, de nuestro orgullo nacional y nuestros heroícos hechos de armas, se había echado a dormir confiada en el oro y en la plata que traían los galeones de Indias. Pero ese oro y esa plata se perdían en manos de la aristocracia, el funcionariado y el clero, perezosos, maleados e improductivos, y se derrochar,an en vanas empresas como mantener la costosa guerra reanudada en Flandes, donde poner una pica, o sea, un nuevo soldado costaba un ojo de la cara. Hasta los holandeses, a quienes combatíamos, nos vendían sus productos manufacturados y tenían arreglos comerciales en el mismísimo Cádiz para hacerse con los metales preciosos que nuestros barcos traían desde Poniente. Aragoneses y catalanes se escudaban en sus fueros, Portugal seguía sujeto con alfileres, el comercio estaba en manos de extranjeros, y nadie trabajaba salvo los pobres campesinos, esquilmados por los recaudadores de la aristocracia y del rey. Y en mitad de aquella corrupción y aquella locura(...), esa desgraciada España estaba agusanada por dentro, condenada a la decadencia..."
                                                                                 El Capitán Alatriste
                                                                                  Arturo Pérez Reverte. 



TI                        CURIOSIDADES........

-EL AMOR DE CARLOS I E ISABEL DE PORTUGAL.
España ganó una Reina y una Emperatriz con las nupcias de Carlos e Isabel de Portugal, en marzo de 1526. Con arreglo a lo que eran en aquellos tiempos los enlaces entre príncipes, el desposorio revistió características de magno negocio financiero y obedeció a razones políticas(...) 
Con el Emperador sabía que si quería ausentarse de España debía dejar la administración directa de sus reinos a alguien de su familia querido por los castellanos. La Emperatriz -cuya boda con Carlos había sido reiteradamente solicitada por el reino de Castilla- era la persona ideal para desempeñar tal cometido. Sin embargo, la sinrazón del amor pudo más que la razón de Estado y, desde que se ratificó la boda en Sevilla, los recién casados vivieron un auténtico idilio.La mutua fascinación fue advertida por el embajador de Portugal, que escribió al rey Juan III: "... entre los novios hay mucho contentamiento, a lo que parece..., y en cuanto están juntos, aunque todo el mundo esté presente, no ven a nadie; ambos hablan y ríen, que nunca hacen otra cosa". La época más feliz la pasó la pareja imperial en Granada, donde gozaron de una prolongada luna de miel entre el encanto de los salones de la Alhambra y el hechizo de sus jardines.
El deleite mutuo de los esposos no debió ser ni abrasivo ni desaforado. El Emperador pensaba -y así se lo advirtió a su hijo Felipe en las Instrucciones de Palamós (1543)- que la sexualidad desenfrenada constituía un riesgo para la salud, como le sucedió a su tío, el príncipe Juan, fallecido a los dieciocho años, según la tradición, por la excesiva frecuentación del amor carnal. A este respecto opina K. Brandi: "En el disfrute de los placeres corrientes, Carlos se parecía sin duda a otros príncipes de su tiempo. Pero los superaba a todos en lo que se asemeja a una santificación casi política de su matrimonio, en la veneración cortesana y también principesca de su esposa, la excelentísima Emperatriz".  

                                                                            EL MUNDO. 



-LAS DISTINTAS ESPOSAS DE FELIPE II.
 A lo largo de su vida Felipe se casará en cuatro ocasiones, evidentemente en todas ellas por cuestiones diplomáticas y de Estado.Una portuguesa, una inglesa, una francesa y una austriaca serán sus esposas, poniéndose de manifiesto el interés del monarca por estrechar lazos con los diferentes estados europeos.Todas sus esposas morirían al igual que sus hijos salvo su hija Clara Eugenia y su heredero Felipe III. El amor en estos matrimonios no era el motivo del enlace  y en algunas ocasiones se producían circunstancias curiosas:
     -Con su primera esposa Manuela de Portugal, Felipe II mostraría preocupación por su obesidad.Parece que don Felipe era más aficionado a las salidas nocturnas que a quedarse con su primera esposa.De hecho mantuvo una relación amorosa con una bella doncella llamada Isabel de Osorio, de la que nacieron dos hijos ilegítimos.
    -Su segunda esposa, María de Tudor, a los tres meses de su matrimonio con Felipe II empezó a sospechar que estaba embarazada. En los últimos meses el vientre de  María  Tudor aumentaba de volumen, llevando buen camino. Pero el deseado parto   no  llegaba y el tiempo del embarazo fue sobrepasado. Los médicos se  rindieron  ante la evidencia  la reina tan sólo haabía padecido retención de líquidos.
    - Doña Isabel de Valois
 - tenía 14 años -  cuando se casó. Al detenerse por primera vez la joven Isabel frente a Felipe II, éste preguntó a  su esposa: ",Qué miráis? ¿Por ventura si tengo canas?".  La  consumación del matrimonio se tuvo que posponer un año, en contra de los deseos del rey.

-LAS ENFERMEDADES DE CARLOS II.
A los 8 años sufrió un catarro que se siguió con orinas ensagrentadas(seguramente por alguna afectación renal). Carlos era estéril, condición provocada por una enfermedad genital, que radicaba principalmente en un hipogenitalismo, ya que el rey solo tenía un testiculo y era atrófico. Maria Luisa de Orleans afirmó que el rey padedía de eyaculación precoz por lo que nunca pudo consumar sus relaciones sexuales, tras un año de matrimonio, ésta seguía siendo virgen. Su 2ª esposa fue Mariana de Neoburgo, pero con ella tampoco culminó sus relaciones sexuales ya que aparte de padecer eyaculación precoz, era impotente. Carlos II se caracterizó por su poca capacidad intelectual y por su falta de higiene (posible motivo de tantas infecciones y enfermedades).
Después de la muerte de su primera esposa, el estado mental y físico del rey fue agudizándose. A los 30 años parecía un anciano de 80, con los tobillos y las rodillas siempre hinchados, casi calvo (tuvieron que ponerle peluca), el color cada vez más amarillento o verdoso, los párpados siempre enrojecidos y el prognatismo de la mandíbula cada vez más acentuado. Además empezó a torturarse con la idea de que estaba hechizado o endemoniado, tenía alucinaciones y su vida se convirtió en un tormento. La gente de su tiempo empezó también a pensar si no sería verdad lo del hechizo. Su muerte fue lenta y dolorosa, a los 39 años. 

EL CORTEJO FÚNEBRE DE JUANA LA LOCA
Tres meses después de morir el rey Felipe I, (Felipe el Hermoso) de unas fiebres provocadas, según parece, por beber agua fría tras un partido de pelota, Juana I (Juana la loca) decidió llevar sus restos desde Burgos hasta Granada, donde su madre Isabel había ordenado construir un mausoleo real.
Esto era normal dentro de las costumbres de las dinastías reales de la época, lo que no parecía tan normal era que la propia reina acompañase el féretro.
El cadáver fue sacado de su tumba (parece ser que el cadáver fue vaciado para que tardará más en pudrirse), llevado por cuatro caballos, y de un grupo de clérigos entonando el Oficio de los Difuntos. Doña Juana, había encargado a unos monjes cartujos el cuidado del féretro, y el viaje se realizó en etapas nocturnas a la luz de las antorchas, ante la mirada asombrada de los ciudadanos.
En Torquemada dio la luz a Catalina, sexto de los hijos de la reina y de Felipe I. Doña Juana retrocedió entonces hasta Arcos (Burgos), donde permaneció más de un año.
Que la reina deambulara con un cadáver, y se quedará instalada durante un año en Arcos, hizo que tuviera que intervenir su padre Fernando, y en 1507 el rey volvió a tomar las riendas del gobierno en Castilla. Sólo quedaba convencer a Juana de que permitiera enterrar a su marido y de que ella misma se instalara en una residencia apropiada.
Ante la negativa de su hija, el rey Fernando pensó coaccionarla secuestrando a su hijo Fernando, pero lo único que consiguió fue una nueva crisis nerviosa de Juana.
Por fin en febrero de 1509, el rey fue personalmente a Arcos a llevarse a su hija a la fuerza. Su destino sería el Palacio de Tordesillas, de donde ya no saldría hasta su muerte, casi cincuenta años después.
Quince años tardó Felipe el Hermoso para ser enterrado en Granada. En 1525, su hijo Carlos V ordenó el traslado del cadáver.
Por fin descansa junto a su amado Felipe en el Panteón Real de la Catedral de Granada.
https://noloseytu.blogspot.com.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada